Ecuador: el error del comunicador todo en 1

Con la crisis económica es común observar anuncios de trabajo solicitando un comunicador estratégico que sea varios en 1, es decir, que realice el trabajo de 4 u 8 personas.

Mientras las organizaciones valoran áreas como marketing, publicidad o RRPP –resultados a corto y mediano plazo-, se relega el cuidado de la imagen, reputación y credibilidad, a acciones individuales y poco integradas al plan estratégico corporativo.

Por eso es importante conocer el perfil del estratega en comunicación y de su equipo, que deben trabajar de forma integrada con las otras áreas de la comunicación y el quehacer en general.

¿Por qué?

La organización, sea pública o privada, no es un sinnúmero de acciones apuntando a diferentes objetivos según la necesidad, sino una cadena de acciones articuladas para cumplir el objetivo corporativo, del cual se desprenden varios objetivos, todos con un mismo fin: cumplir la visión y misión de la organización.

Cuando esta no es la praxis se cree que un comunicador debe hacer el trabajo de varias personas, lo que no está mal, porque el estratega en comunicación debe ser un generalista polivalente, es decir, tener conocimientos en varias ramas de la comunicación, aplicarlos y también puede desempeñarse en varias funciones.

Lo que no está bien es que él solo haga el trabajo de varios, cuando el éxito de su gestión depende de tener un equipo de trabajo.

¿Para qué le sirve ser generalista y polivalente?

Estas cualidades son la garantía de que desempeñará su función a cabalidad, concentrándose en lo importante: la estrategia, apoyado por diferentes especialistas y que también podrá ser soporte de su equipo cuando sea necesario.

La sobrecarga de funciones más su prioridad –ser el protector de la marca- suele ser un desacierto por desconocimiento, pues no termina haciendo bien ninguna de las tantas cosas a su cargo ya que su foco estará en cumplir varias tareas, muchas de ellas rutinarias.

Es tiempo de ahorro en Ecuador, debido a la crisis económica heredada del gobierno anterior, la inflación del sector público y la escases de trabajo, y quizá la Dirección de Comunicación no sea tradicionalmente valorada, pero cabe recordar que la reputación tarda años en construirse, la credibilidad es el resultado de esos años de trabajo y la imagen cambia en segundos si estos intangibles no son bien gestionados.

Y donde mejor se gestionan esos intangibles es sin duda la Dircom, no en vano trabajan de la mano del mayor directivo de la organización.

Car, street, ballon and city | HD photo by Nathan Dumlao (@nate_dumlao) on Unsplash

 Colaboracion : 

Selene Vera Rodríguez
Comunicación Empresarial e Institucional

INSTAGRAM

FACEBOOK

Contactos.- 098 281 8535  Email.- Marketing@theline.ec THELINE S.A.